Un nuevo deporte se muestra como un desafío de aventura y una experiencia divertida que puede disfrutar toda la gente, de todas las edades que se atreva a encerrarse en esta inmensa bola de plástico para comenzar a rodar por los bosques.

15.jpg

El Zorb es una bola gigante de polietileno que mide alrededor de tres metros de altura, conteniendo una capsula interna que se suspende con miles de líneas de nylon de diferentes colores. La bola ofrece dos opciones de viaje.

22.jpg

Una opción puede ser entre un arnés o hidro viaje. La energía hidroeléctrica que se genera adentro, es similar a viajar dentro de una lavadora. Hay que llevar ropa para cambiarse si pretenden entrar a este juego. La opción de arnés es más extrema aun, ya que se comienza a rodar colina abajo dentro de la bola.

32.jpg

Este deporte, llamado Zorbing, en la actualidad se practica en Gran Bretaña, Irlanda, Suecia, Nueva Zelanda, Estonia, Australia, Canadá, República Checa, Eslovaquia, Japón, India, Tailandia y Eslovenia. Los precios varían para los diferentes paquetes, pero en general es alrededor de 40 dólares por viaje.

41.jpg

5.jpg

Si tienen estómago y bastantes ansias de adrenalina, les recomendaría este deporte, pero como yo prefiero los deportes más pusilánimes, no me atrevería a siquiera mencionarlo en mi carta de viajes, sobre todo porque tengo claustrofobia, y estar allí encerrada en una bola de plástico como si fuera un bulto de basura, me deja algunas dudas antes de entrar. Mejor, dejémoslo para los valientes.

Vía: wayfaring