Esta es una de las ciudades más dinámicas del norte de Suecia, y eso que no es tan grande que digamos, ni tan densamente poblada. Esta ciudad debe su explosivo crecimiento a la época de la industrialización, cuando el aserrín creó una situación pujante.

12.jpg

Örnsköldsvik es una ciudad creativa, donde llegan muchos con nuevas ideas que si pueden poner en práctica, porque la gente de la ciudad está abierta a las innovaciones. En total, hay unas 500 empresas registradas en la ciudad, siendo la fábrica de papel y pulpa una de las más grandes que hay.

La ciudad pone especial énfasis en lo que son las actividades culturales, y para la época de verano, se ofrece, por ejemplo, actividades gratuitas al aire libre para entretener a la gente, actividades como tiro al arco, construcción de una balsa, y tiro al neumático, entre otras actividades.

22.jpg

También se organizan cursos, campamentos, caminatas, paseos a cabello, y días de camping para las familias. El Municipio de Örnsköldsvik pretende que la ciudad sea categorizada de clase mundial para el año 2015, por lo cual ha dirigido una serie de políticas de desarrollo, económico y cultural que vayan tras esos objetivos, a fin que la ciudad sea un lugar óptimo para vivir y trabajar.

En esta ciudad, se apoyan los proyectos e ideas que vayan tras el desarrollo de una industria, y para esto hay disponibles organizaciones empresariales que apoyan en la gestión, el financiamiento y la administración de los nuevos proyectos.

El Medio Ambiente y la igualdad de género son también prioridades del desarrollo de la ciudad. Por lo que se ve, y se puede constatar, dado el número de empresas que hay en la zona, y que la mitad de la población está empleada, este lugar si es ideal para vivir.

Fotos: flickr, flickr