31.jpg

Conocido en sueco como “Vasamuseet”, este espacio es uno de los centros culturales más visitados de todo el mundo, y desde luego el que mayor cantidad de turistas recibe dentro del territorio escandinavo. Abrió sus puertas en 1990, y en la actualidad, cerca de un millón de personas lo recorren cada año.

La cuestión por la que existe este museo es básicamente que en su interior se encuentra el Vasa, el único buque del siglo XVII, que se encuentra casi intacto en los salones, y alrededor de él se hallan varias exposiciones que informan de su historia y presentan los objetos que estaban a bordo.

Volviendo a la historia de la embarcación, se debe mencionar que el Vasa se hundió el 10 de agosto de 1628, luego de zarpar desde el puerto de Estocolmo, y llevaba el nombre de la dinastía gobernante. 30 de los 200 miembros de la tripulación murieron ahogados, y los restos permanecieron allí por 333 años.

De hecho, fueron descubiertos por un investigador particular, Anders Franzén, que comenzó a buscarlo a comienzo de la década de los ´50, y en 1956, tuvo la oportunidad de dar con la embarcación en las profundidades del Báltico.

En la actualidad, el estado del Vasa es realmente impresionante, aunque su preservación depende de una atmósfera estable, como la que tiene en el museo. Finalmente, aunque el contacto de de los elementos químicos ha producido una especie de ácido, el mismo no es nocivo para los visitantes.

Vía: Vasa Museet
Imagen: Viajes