cruises1.jpg

San Petersburgo es un sueño, una de las mejores vacaciones por Europa que puedas hacer, una ciudad de las más elegantes que hay en el mundo entero. ¿Se imaginan cómo sería llegar a esta ciudad sin tener que volar allí y así evitarse el dolor de cabeza que es tener que sacar un visado?.

A través de la línea San Pedro, de la compañía Escandinavia, ahora es posible ir directo sin necesidad de visa de crucero entre Estocolmo y San Petersburgo.

San Petersburgo es un destino muy deseado, debido a que es la “ventana que lleva al oeste”, una ciudad que fue fundada por el Zar Pedro el Grande en 1703. Petersburgo es una de las ciudades más fascinantes del mundo, por su historia, sus impresiones, edificios y monumentos que dan testimonio de su pasado, como por ejemplo, la época de Stalin. También está allí uno de los mayores museos del arte del mundo, la Casa del Hermitage.

San Petersburgo es una metrópolis de casi 5 millones de personas, una de las ciudades más grandes de la región del Mar Báltico y una meca para la cultura, la historia, gastronomía y vida nocturna. A pesar de todas estas maravillas, la molestia de tener que conseguir un visado a Rusia ya dejaba afuera a muchos visitantes. Pero como en todo orden de cosas, aquí también hay un vacío legal, porque según la legislación rusa, los extranjeros pueden llegar al país por los transbordadores y permanecer hasta 72 horas sin una visa, siempre y cuando tengan reservado el viaje con un operador turístico, con un programa preestablecido, un billete de vuelta valido y un bono de hotel de prepago.

Por esto San Pedro inició un crucero de línea directa entre Estocolmo y San Petersburgo. Con este itinerario, los suecos pueden tomar un viaje corto a San Petersburgo, y los rusos ricos pueden ir a Estocolmo de compras también.

Desde Estocolmo a San Petersburgo el viaje puede demorar sólo 24 horas, y a bordo del buque Princesa Anastasia, se puede transportar a unos 2.500 pasajeros y pueden ir unos 580 coches.

Este viaje en crucero, ha sido todo un éxito entre los suecos, rusos y turistas. Para descansar y relajarse, hay jacuzzi y sauna. Entre las cosas que más maravillan a los visitantes de San Petersburgo, está el Museo Ruso, la Estatua del Jinete de Bronce, el Palacio de Catalina, más conocido como el Palacio de Verano y la Fortaleza de San Pedro y Pablo, que es una de las prisiones con más historia en Rusia.

También hay pintorescos paseos en barco a través de la orilla del río Neva y otros canales más pequeños. Todos estos viajes en crucero, parten de las 2.000 coronas suecas.

Vía: Thelocal