11.jpg

Suecia, oficialmente Reino de Suecia (en sueco: Konungariket Sverige), es un país escandinavo de Europa del Norte que forma parte de la Unión Europea (UE).

Limita al norte con Noruega y Finlandia, al este con Finlandia y el golfo de Botnia, al sur con el mar Báltico y al oeste con el mar del Norte y Noruega. Tiene fronteras terrestres con Noruega y Finlandia, y está conectado a Dinamarca por el puente de Oresund.

La capital es Estocolmo.

Con 449,964 km ², Suecia es el quinto país más grande de Europa. Con una población total de poco más de 9 millones, Suecia tiene una baja densidad de población de 20 habitantes por km ². Cerca del 84% de la población vive en zonas urbanas.

Los habitantes de Suecia disfrutan de un alto nivel de vida, y el país es generalmente percibido como moderno y liberal, con una organización y cultura corporativa que no es jerárquica y colectivista en comparación con sus homólogos anglosajones.

La conservación de la naturaleza, protección del medio ambiente y la eficacia energética son por lo general prioridad en la formulación de políticas y cuentan con acogida por parte del público sueco en general.

Suecia ha sido durante mucho tiempo un importante exportador de hierro, cobre y madera. La mejora de los transportes y las comunicaciones ha permitido la explotación a gran escala de bienes naturales, sobre todo la madera y el mineral de hierro.

En la década de 1890, la escolarización universal y la industrialización permitieron al país desarrollar una exitosa industria manufacturera y a partir del siglo XX, Suecia se ubica constantemente en la parte superior del rango de países por Índice de Desarrollo Humano (IDH).

Suecia tiene una rica oferta de energía hidráulica, pero carece de petróleo y significativos yacimientos de carbón.

La Suecia moderna surgió de la Unión de Kalmar en 1397, y de la unificación del país por el rey Gustavo Vasa en el siglo XVI. En el siglo XVII el país amplió sus territorios para formar el imperio sueco.

La mayor parte de los territorios conquistados fuera de la Península Escandinava se perdieron durante los siglos XVIII y XIX. La mitad oriental de Suecia constituida por la mitad oriental de Norrland y Österland se perdió frente a Rusia en 1809.

Desde 1814, Suecia ha estado en paz, manteniendo una política exterior de paz y neutralidad en tiempo de guerra.