10.jpg

Monarquía absoluta: 1772

Seguido de medio siglo de dominación parlamentaria, vino la reacción. Un sangriento golpe de estado perpetrado por el rey Gustavo III trajo de vuelta a la monarquía absoluta, un estado de asuntos que duraría hasta la intromisión en las guerras napoleónicas, obligaría a Suecia a ceder Finlandia a Rusia en 1809.

Unión con Noruega: 1814

Al año siguiente, el heredero adoptado del rey sueco, el mariscal francés Bernadotte, fue elegido príncipe heredero Carlos por el Riksdag. En 1813, sus fuerzas se unieron a los aliados contra Napoleón.

En el tratado de Kiel, el rey de Dinamarca-Noruega cedió Noruega al rey sueco. Noruega, no obstante, declaró su independencia, adoptó una constitución y eligió a un nuevo rey. Suecia invadió Noruega para reforzar las condiciones del tratado de Kiel.

Tras una breve guerra, la paz de Moss estableció una unión personal entre los dos estados. La unión duró hasta 1905, cuando fue disuelta pacíficamente a petición de Noruega.

La modernización de Suecia: 1866

La predominante economía agrícola de Suecia cambió gradualmente de agricultura de villa a la agricultura basada en granjas privadas durante la revolución Industrial, pero este cambio fracasó al traer mejoras económicas y sociales conmensuradas con la tasa de crecimiento de la población.

Cerca de un millón de suecos emigraron a los Estados Unidos entre 1850 y 1890. El siglo XIX fue marcado`por el surgimiento de una presión opositora liberal, la abolición de los monopolios de los gremios en el comercio y manufactura en favor de la libre empresa, la introducción de las reformas de tasación y votación, la instalación del servicio militar nacional, y la subida en el electorado de los tres principales grupos políticos – Socialdemócrata, Liberal, y Conservador.

Industrialización de Suecia: 1914

Durante y después de la Primera Guerra Mundial, en la cual Suecia permaneció neutral, el país se benefició de la demanda mundial por acero sueco, cojinetes, pulpa de madera, y fósforos.

La prosperidad post-guerra proporcionó los cimientos de las políticas de bienestar social características de la Suecia moderna. La política exterior se preocupa en los años 30 centrada en el expansionismo alemán y soviético, los cuales estimularon los esfuerzos abortivos en la cooperación de defensa nórdica.

Suecia siguió una política de neutralidad armada durante la Segunda Guerra Mundial y actualmente sigue estando no alineada. Suecia se convirtió en miembro de la Unión Europea en 1995.