space1.jpg

Dentro de unos pocos años más, habrá vuelos espaciales partiendo desde la pequeña ciudad sueca de Kiruna, que está situada estratégicamente, en el extremo norte de Suecia.

La pequeña ciudad ártica de Kiruna, hace años ya es base de un aeropuerto internacional, que ofrece vuelos regulares a Londres y Tokio, aunque las ambiciones para este aeropuerto, es llegar a ofrecer vuelos al espacio comerciales, y para lograr tal fin, ya están trabajando, de modo de posicionarse con esta industria, al mismo nivel que el turismo de nieve, al que se puede acceder fácilmente con las ofertas de esquí online.

Spaceport Sweden, es una empresa que comenzará a ofrecer viajes al espacio en unos diez años más, según estiman. Por ahora, los directivos se concentran en crear una plataforma adecuada para el lanzamiento.

Por ahora, se están realizando vuelos de prueba, pero los comerciales, podrán enviar pasajeros a unos 100 kilómetros sobre la Tierra, pudiendo experimentar unos 5 minutos de ingravidez, tiempo que a simple vista parece ser poco, pero estando allá arriba, seguro se siente como una eternidad.

Kiruna fue elegido el lugar de inicio de estos viajes espaciales, porque es un lugar tranquilo, con muy poco tráfico aéreo y es un área con baja densidad poblacional, además que es un sitio con política de cielos abiertos dentro de las fronteras suecas, lo que evita cualquier tipo de problema con otros países.

Este lugar, está posicionado en investigación espacial, donde se comenzó con el tema en 1957, aunque con el único propósito de investigar. Ahora el destino comercial de los viajes espaciales, vislumbra que podría tener un mercado de 14.000 viajeros al cabo de 10 años de actividad.
La nave espacial está en siendo secretamente construida por una empresa, y según lo que se sabe, la tecnología no está completamente desarrollada.

A pesar de todo, como referencia, podemos tomar en cuenta las cifras de venta que han tenido los vuelos espaciales en Estados Unidos, donde ya se han vendido más que 1.000 vuelos espaciales, que han sido reservados, cada uno, por la suma de unos USD 200.000 cada uno.

Y mientras haya que esperar por los vuelos al espacio, Spaceport Sweden, ofrece vuelos para ver la aurora boreal, un espectacular fenómeno de luces de colores que van cruzando el cielo nocturno. Este tour tiene un costo de unos USD 1.000 por persona. ¿Se animarían a reservar un vuelo espacial “en verde”, mientras desarrollan la tecnología?.

Vía/ Thelocal