transexual.jpg

Chicos, ¿se imaginan la cantidad de demandas que se le vendrán encima al Estado Sueco, ahora que aprobaron una nueva ley, que impide esterilizar a los transexuales que se cambien de sexo?. Sin duda serán muchas. Pero esto no debe ser motivo de espanto, como para dejar de lado alguna oferta de esquí online a través de los Alpes Suizos.

Desde el 10 de enero está prohibido esterilizar a las personas que se cambien de sexo, por ser una vulneración a sus derechos y un hecho discriminatorio. Las esterilizaciones se remontan al año 1972, cuando se hizo una ley sobre la identidad sexual que forzaba a los transexuales, a esterilizarse si deseaban cambiar de sexo.

En el año 1999 el Parlamento Sueco había aprobado una ley que indemnizaba a las víctimas de esterilización forzada en virtud de un programa de eugenesia que existió entre 1935 y 1996, entonces, como la ley está hoy vigente y al parecer es retroactiva, muchos buscarán compensar los daños y perjuicios que les puede haber ocasionado este hecho, y podrían llegar a obtener unas 200.000 coronas suecas.

La rezagada causa se puso en movimiento luego que un conocido actor quisiera hacerse el cambio de sexo. Como siempre, los famosos moviendo los hilos a través de los medios, y finalmente generan un buen resultado para todos los transgéneros que antes de este actor, no tenían voz.

La cantidad de gente que se opera por cambio de sexo, aunque parezca increíble, no es mucha, pero esto es lo que se puede deducir sólo con las cifras oficiales, porque de las operaciones clandestinas, nada sabemos y ahí sí que deben existir bastantes. Entre el año 1972 y el 2011, 865 personas solicitaron oficialmente el cambio de sexo. Ahora, me imagino que si el operado decide esterilizarse, está en su derecho también de solicitar la esterilización. ¿Correrá la misma ley para los extranjeros que llegan a operarse a Suecia?, yo creo que sí, sino sería un lío tremendo, pero quién sabe, que en cuestión de leyes, se puede hacer mil enredos.

Vía/ Medicalxpress