santa1.jpg

Mantener viva una creencia tradicional cuesta algunos dólares, y en Suecia bien lo saben sus habitantes.
Para mantener la tradición del viejito pascuero es que hay algunos emprendedores que alquilan Santa Claus por eventos, por horas y noches, a fin que lleguen a los hogares repartiendo regalos a los niños. Una sola agencia que contrate Santas por ésta noche especial, puede tener entre 30 a 40 reservas por noche, quizás un poco menos de demanda de lo que tienen las ofertas de esquí online en este país.

Pero los que alquilan a estos personajes, tienen claro que los niños son inteligentes, y que para ellos, es fácil reconocer si tras un disfraz, hay un tío o vecino, por lo que se preocupan de llevar a personas completamente extrañas a la zona, de modo que los chicos se confundan un poco.

Llevar a Santas a las familias pequeñas, o que tienen pocas amistades, es una forma de llenarles de alegría en Navidad, porque les saca un poco de lo rutinario, y de la soledad. Por ese lado, los que alquilan a estos personajes saben que cumplen un rol social increíble, aunque sus servicios no son nada de baratos, ya que salen entre 300 y 600 coronas suecas, dependiendo de la hora del día en que se les contrate.

Las horas en las que mejor le va al Santa contratado es entre las 4 y 5 de la tarde, porque hay programas de televisión que vienen después, y ya desconcentran a los niños. Pero aún así, los voluntarios para trabajar de viejitos pascueros aumentan cada año, ante la mirada de felicidad que dan los niños al recibir y abrir sus regalos.

Foto/ Flickr (MrDos)