91.jpg

Unificación: 1100

Durante el siglo XII, Suecia se convirtió en un reino cristiano unificado que también vendría incluyendo a Finlandia, que fue disputado con la República de Novgorod en las Guerras Sueco-novgorodenses.

La reina Margarita I de Dinamarca unió a los países nórdicos en la Unión de Kalmar en 1397. La tensión contínua dentro de los países y de la unión condujo gradualmente a un conflicto abierto entre los suecos y los daneses en el siglo XV. La desintegración final de la unión en los primeros años del siglo XVI, llevaron a una larga rivalidad entre Dinamarca por un lado y Suecia por el otro.

Suecia moderna: 1523

En el siglo XVI, Gustavo Vasa luchó por una Suecia independiente, aplastando un intento de restaurar la Unión de Kalmar y sellando la fundación de la Suecia actual. Al mismo tiempo, se separó de la Iglesia Católica y estableció la Reforma.

El ascenso de Suecia como gran potencia: 1600

Durante el siglo XVII, tras ganar guerras contra Dinamarca-Noruega, Rusia, y Polonia, Suecia, con escasamente más de 1 millón de habitantes, surgió como una gran potencia. Sus contribuciones durante la Guerra de los Treinta Años bajo Gustavo II Adolfo determinó en lo político, así como en lo religioso, el balance de poder en Europa.

El Imperio Sueco: 1648

Por los tratados de Brömsebro, 1645, y Roskilde, 1658, Suecia adquirió importantes provincias de Dinamarca y Noruega. Seguido de la paz de Westfalia en 1648, Suecia dominó Ingria, en la cual San Petersburgo sería fundada más tarde, Estonia, Livonia, e importantes pueblos costeros y otras áreas del norte de Alemania.

La Gran Guerra: 1700

Rusia, Sajonia-Polonia, y Dinamarca-Noruega juntaron su poder en 1700 y atacaron al imperio sueco. Aunque el joven rey sueco Carlos XII logró victorias espectaculares en los primeros años de la Gran Guerra del Norte, su plan de atacar Moscú y forzar a Rusia a la paz fue demasiado ambicioso; fue herido durante el asedio de la fortaleza Frederiksten en Noruega, en 1718.

En los posteriores tratados de paz, los poderes aliados, unidos por Prusia e Inglaterra-Hanover, terminó el reinado de Suecia como una gran potencia y se introdujo en un período de monarquía limitada bajo un gobierno parlamentario.