11.jpg

Estocolmo debe sus orígenes a sus vías navegables. La tierra era tan alta por aquel entonces, que para las embarcaciones, era imposible viajar en barco o en buque entre el Lago Mälaren y el Mar Báltico.

Todas las cargas comerciales debían volver a cargarse en Estocolmo, y por estar ubicado en un sitio estratégico, se llegó a construir incluso, un muro que protegiera las islas interiores de la ciudad.

El nombre de Estocolmo se escucho por primera vez en la crónica de Eric, por los años 1322 y 1332. Según esta crónica, la ciudad fue fundada por Birger Jarl en 1252 y su nombre, Estocolmo, se refiere a una ciudad entre los puentes.

21.jpg

Las casas de la ciudad eran bastante simples, de madera, mientras que la Catedral Storkyrkan y la Torre Tres Coronas, eran por el contrario, unas construcciones majestuosas. En sus inicios, Estocolmo era una ciudad superpoblada, donde los incendios eran cosa de todos los días. Aun después que todo fuera quemado, se volvió a construir siguiéndose un patrón similar, por lo mismo hoy se puede ver y vivenciar una ciudad que lleva a situarse en plena Edad Media.

Como la mayoría de los habitantes era de descendencia alemana, en el casco antiguo se puede apreciar claramente su influencia en todo lo que tiene que ver con la arquitectura. Hacia finales del siglo XVII Estocolmo cambio otra vez, y era cosa común ver comerciantes muy ricos y grandes palacios, como el Palacio Real y la Casa de los Caballeros.

En el siglo XIX la ciudad fue reconstruida y los antiguos barrios renovados, erigiéndose nuevos edificios y instalándose los primeros tranvías. La clase obrera emigro a los suburbios, mientras que la elite se fue moviendo hacia Djursholm, lugar donde se levantaron villas.

Durante el siglo XVIII, Estocolmo gozo de fama por su cultura y comercio. Ya en el siglo XX era una ciudad completamente cosmopolita. Hoy Estocolmo es la “Capital de la cultura Europea”, debido a su belleza y sus variadas facetas culturales. En Estocolmo, hay unos 60 museos y una gran cantidad de galerías de arte. Hay muchos parques, edificios majestuosos y un magnifico archipiélago que añade gracia y grandeza a la ciudad. Hoy en día esta es una ciudad para inspirarse.

Vía, fotos