2.jpg

Siendo el punto más alto de todo el territorio sueco, este monte es además uno de los parajes turísticos más visitados del país, en consideración de los bellos paisajes que lo rodean. Pudiendo ser también conocido como “Giebmegáisi” o “Giebnegáisi”, el mismo forma parte de los Alpes escandinavos.

El monte en cuestión es además característico por poseer dos picos, siendo que el que se encuentra al sur alcanza los 2.103 metros por encima del nivel del mar y está permanentemente cubierto por hielo, y el menor ostenta 2.097 metros, aunque se encuentra formado por puras rocas. Su ubicación, en la provincia de Laponia, lo halla a unos 150 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico y al oeste de Kiruna.

Una de las cuestiones que han imperdibles la visita a este monte, es que se trata de un sitio límite. De hecho, en todo el territorio del continente europeo, no existen montañas más altas más al norte, por lo que se trata de un sitio que de alguna manera delimita.

Por otro lado, los especialistas sostienen que el 9% del área total de Suecia es visible desde la cumbre del Kebnekaise, o sea, más de 40.000 kilómetros cuadrados, que si ponemos en comparación, son aproximadamente los mismos que todo los Países Bajos tienen bajo su dominio.

Para subir hasta los primeros espacios de descanso de la montaña no se requiere demasiado entrenamiento, aunque a medida que las alturas aumentan sí este se hace imprescindible. Más allá de eso, siempre es conveniente realizar este paseo en verano, para evitar las temperaturas heladas del resto del año.

Vía: Yok Mok
Imagen: Tourism Virtual